Browsing Tag

Prehistoria

Arqueología Internet Museos Viajes

Museo Arqueológico de Sevilla

Museo Arqueológico de Sevilla

Seguimos nuestro viaje por los museos arqueológicos de Europa que he podido visitar personalmente durante mis viajes. El objetivo de esta sección es principalmente entender cuál es el presente, el futuro y la evolución de los museos arqueológicos. Podéis encontrar todas las entradas relacionadas con esta temática pinchando aquí o buscando el tag MUSEO en el Blog.

En la entrada de hoy hablaremos sobre el Museo Arqueológico de Sevilla. El museo se alberga en el pabellón de Bellas Artes, en la Plaza de América o Plaza de las Palomas, frente al Pabellón Mudéjar y junto al Pabellón Real, ubicado a su vez en el interior del Parque de María Luisa.

Historia del Museo

La colección del museo empezó a crearse al final del siglo XIX cuando nació una colección pública de antigüedades tras las excavaciones realizadas en la ciudad romana de Itálica. En un primer momento se decidió alojar la colección en el antiguo convento de la Merced. En el 1942 se trasladó la colección al lugar que actualmente es la sede del Museo, el pabellón de Bellas Artes creado por Aníbal González para la exposición Iberoamericana del 1929. En la actualidad el museo está compuesto por 36 salas que se distribuyen en planta sótano, planta principal y primera planta donde encontramos las salas de exposición temporales, el salón de actos y la biblioteca.

La planta Sótano

La visita al museo empieza por la planta sótano dedicada a la prehistoria y protohistoria de la provincia de Sevilla y de las zonas a su alrededor. En las diez salas podemos ver los testimonios materiales de las distintas sociedades que habitaron los territorios de la actual Andalucía, centro meridional en las épocas de la prehistoria y la protohistoria.

Podemos encontrar reproducciones y material original como El tesoro del Carambolo, el Tesoro de Ébora y el Tesoro de Mairena. También encontramos numerosos repertos de la prehistoria y protohistoria como ídolos, estelas, cerámicas y restos animales varios.

La planta baja

La planta baja con dieciocho salas, recoge repertos desde la época romana, la antigüedad tardía y la Edad Media hasta concluir con la Edad Moderna. Los fondos de época romana proceden fundamentalmente de las excavaciones de Itálica y tienen una datación entre el I-II siglo d.C., aunque también hay algunas piezas encontradas en los yacimientos de la provincia y dos estatuas italianas donadas por los Duques de Medinaceli.

En el museo podemos encontrar también una colección de material visigodo e islámico muy interesante aunque menos numeroso que la colección de época romana.

Impresiones Personales

El Museo Arqueológico de Sevilla seguramente merece una visita para todos los amantes de la arqueología y de la historia. Con un fondo de casi 60.000 piezas, es uno de los museos más completos de España por la calidad de su repertos de época romana. El marco del museo, ubicado en el Parque de María Luisa y en el interior del pabellón de Bellas Artes creado por Anibal González, es único y solo por eso es seguramente merecedor de una visita.

El recorrido del museo se  hace muy ameno empezando por  la planta sótano dedicada a la prehistoria y la protohistoria. Luego podemos continuar nuestra visita en la planta baja pasando por la época romana, visigoda, islámica y moderna. El museo nos propone varios recorridos alternativos por áreas temáticas y por periodo histórico.

En general la visita al museo es muy agradable y aconsejable para todas las personas que son amantes de los museos de colecciones con gusto de anticuariado (ya sabéis que no soy un gran amante de este tipo de museos, aunque en este caso la visita resultó muy agradable). Aconsejable en términos de arqueología y en particular de la arqueología romana de época imperial I-II siglo d.C.

Tal y como ocurre en otros museos mediterráneos, se da un exceso de personal de seguridad. En mi opinión, da sensación de intranquilidad y perturba la agradable visita al museo. Creo que sería mucho más positivo contar con más personal formado en historia y arqueología que proporcionase una experiencia mucho más amena y enriquecedora al visitante.

La visita al museo es gratuita para todos los ciudadanos de la Comunidad Europea. Si queréis más información sobre el museo, horarios y servicios, podéis consultar la web oficial del museo pinchando aquí.

Y vosotros amigos lectores ¿habéis visitado este fantástico museo? ¿cuáles fueron vuestras impresiones? Dejádmelo en comentarios o por redes sociales.

Arqueología Extremadura Historia Viajes

Yacimiento prehistórico de Huerta Montero

El yacimiento prehistórico de Huerta Montero se encuentra a las fueras de la localidad de Almendralejo (Badajoz) precisamente en la calle Vereda Corona del polígono industrial Tierra de Barros. El yacimiento fue descubierto en 1988, y después de trabajos de investigación y puesta en obra de las estructuras protectoras, fue adaptada para los visitantes y abierta de manera definitiva tal y como se presenta hoy en día a  finales de 2011.

Historia

El yacimiento prehistórico de Huerta Motero , es un Dolmen tipo Tholos, construido hace 4.600 años según los análisis de C14. El dolmen fue utilizado durante el Cacolítico y la Edad del Bronce como enterramiento colectivo.  El yacimiento  funcionó como tumba colectiva por un periodo de 1000 años aproximadamente. La tumba colectiva de Huerta Montero que hoy en día podemos visitar, se construyó en la primera mitad del tercer milenio a.C. Representa una evolución del tipo de sepulcro dolménico hacia un modelo con un tamaño más reducido y aplicando nuevas técnicas constructivas  que se habían desarrollado al final del Cacolítico y al principio de la Edad del Bronce.

Características

Con una profundidad de 2 metros y una longitud total de 15,40 metros. Dividida en tres tramos, los 7 primeros metros corresponden a la rampa de acceso, continua con 4 metros de corredor que desembocan en una cámara circular techada con una falsa bóveda, de 4,60 metros de diámetro.  El elemento que más destaca  y más novedoso es la construcción en el subsuelo, siendo la falsa cúpula y el túmulo que la cubría las únicas partes aéreas. El carácter subterráneo, permitió que al derrumbarse la bóveda, se sellara todo su contenido llegando hasta nuestros días.

Como otras muchas tumbas de la Edad del Bronce, está orientada para que el sol penetre hasta la cámara el día 21 o 22 de diciembre, al amanecer del solsticio de invierno.

 

Foto tour yacimiento prehistórico de Huerta Montero

Zona del corredor

Zona del corredor

Vestíbulo con puerta de acceso

Cámara funeraria

Ubicación

La ubicación del sepulcro de Huerta Montero no estaba lejos de un centro habitado a 2,5 kilómetros, donde se encontraba un poblado fortificado sobre el Cabezo de San Marcos y este sepulcro era el lugar donde probablemente se enterraban colectivamente las familias del mismo. Durante los trabajos de excavación se han clasificado unos 140 individuos (el 40% de ellos son niños) junto con varios objetos como utensilios, ídolos, amuletos etc.

Visita Huerta Montero

El acceso a la estructura es gratuito  pero hay que concertar las visitas guiadas en la oficina de información turística de Almendralejo (Plaza de la Iglesia, 16. Tfno: 924 666 967). Más información aquí.

Con el objetivo de conservar el yacimiento en el futuro se ha dotado al sepulcro de un sistema de cubierta. El itinerario de la visita se ha ordenado mediante la construcción de una pasarela perimetral, que facilita la observación del conjunto. Se ha complementado el itinerario con paneles informativos. Yo tuve la suerte de poder visitar el yacimiento durante el 21 diciembre cuando se puede observar cómo los rayos del sol del nuevo año penetran en el sepulcro indicando el centro de la cámara sepulcral tal y como ocurría en la prehistoria.

Observaciones personales

El yacimiento se encuentra en un estado de conservación óptima, la visita guiada es amena e instructiva. Lo que se podría mejorar es disponer del yacimiento abierto sin pasar por la oficina de turismo y organizar más actividades para fomentar la participación ciudadana y de los viajeros en el cuidado y disfrute del yacimiento transformándolo en un sitio vivo, al contrario de lo que habitualmente ocurre en la gestión del patrimonio.