Arqueología Historia Viajes

La torre de Hércules el faro más antiguo del Mundo

La torre de Hércules el faro más antiguo del Mundo

La Torre de Hércules es una torre y faro situado sobre una colina de la ciudad de La Coruña, en Galicia (España) en la costa norte de la Península Ibérica. La Torre de Hércules está situada  en un cerro de unos 50 metros de altitud. En sus alrededores se encuentra el Parque Escultórico de la Torre de Hércules. Su altura total es de 57 metros y data del siglo I d.C.. Tiene el privilegio de ser el faro romano más antiguo que se conserva y el único en funcionamiento. Es el tercer faro en altura de España, por detrás del Faro de Chipiona (62 m s. n. m.) y del Faro de Maspalomas (60 m s. n. m.). El 27 de junio de 2009 fue declarado Patrimonio de la Humanidad ​por la Unesco. Hoy en día la torre se se presenta con planta cuadrada consta de tres niveles que se van estrechando hacia la cúspide y el primero de ellos corresponde a la estructura del faro romano. Adyacente a su base, se halla un pequeño edificio romano de forma rectangular.

Leyenda sobre la costrucción:

La leyenda dice que la construcción del mismo se debe a la lucha mantenida por Hércules contra el gigante Gerión, rey de Brigantium. El tamaño de éste, propio de gigantes, le valía para mantener atemorizado a su pueblo, al que exigía en tributo el pago de la mitad de sus posesiones, incluyendo sus hijos. Un día los súbditos decidieron pedir ayuda a Hércules, que retó a Gerión en una gran pelea. Hércules derrotó a Gerión, le sesgó la cabeza y la mandó enterrar. Y para que quedara constancia de su victoria, mandó construir una torre en cuya cúspide debería prender perpetuamente una llama. Cerca del faro fundó una ciudad y como la primera persona que llegó fue una mujer llamada Cruña, Hércules puso a la ciudad este nombre.

Historia del Faro:

La Torre de Hércules fue construida como faro por los romanos, posiblemente hacia finales del siglo I y comienzos del II. De su primitivo aspecto hoy conservamos su interior revestido por un recubrimiento arquitectónico realizado a finales del siglo XVIII. Aún quedan muchas incógnitas sobre el origen y el aspecto primitivo de la Torre de Hércules, pero los datos hasta ahora suministrados y contrastados por la investigación científica (excavaciones arqueológicas, estudio de los paramentos arquitectónicos y de los métodos constructivos y documentación conservada) permiten asegurar que fueron los romanos los constructores del primitivo faro. Por la inscripción conservada al pie de la Torre, sabemos que su constructor fue Gaio Sevio Lupo, arquitecto de la ciudad de Aeminium (la actual ciudad de Coimbra en Portugal). Con los datos actuales disponibles y sin tener certeza absoluta, se atribuye su construcción a la época del emperador romano Trajano que gobernó entre los años 98 y 117 d.C.. La primera constancia escrita del faro es del siglo III de nuestra era. La torre de Hércules sirve de faro durante los siglos de la romanización, hasta que en el siglo V, los ataques normandos obligan a los habitantes de esa población primitiva llamada Brigantia a su abandono, y a refugiarse en el interior.

En el siglo IX se menciona que los normandos, tras invadir Gijón, se trasladaron a un lugar llamado Farum Brigantum o Faro de Galicia.

Es en el siglo XIII cuando Alfonso IX reconstruye y puebla el viejo puerto dándole como nombre Crunia.

Comienzan así unos siglos de prosperidad y crecimiento de la población de Crunia propiciados por el comercio marítimo. Sin embargo la torre de Hércules continua abandonada, utilizándose en el siglo XVI buena parte de sus piedras para construir el castillo de Santo Antón, y las murallas que defenderían la ciudad de los ataques ingleses.

El Consejo de la ciudad, en 1553, prohibió el uso de los restos del faro como cantera y en 1684 se plantea su reconstrucción pero no se realiza. Habrá que esperar hasta el siglo XVIII para ver como la torre recupera su protagonismo y función de faro.

En 1788, por iniciativa del Real Consulado de A Coruña y autorizadas por el rey Carlos III, comenzaron las obras de la restauración de la Torre de Hércules. Estas obras, realizadas por el ingeniero militar Eustaquio Giannini, afectaron principalmente al exterior y a la parte superior de la Torre. En el exterior se revistió el núcleo primitivo romano con un envoltorio de piedra de estética clasicista.  Los trabajos de restauración se completaron en el 1790.

Desde entonces el faro y su alrededor fueron objeto de diversos trabajos de acondicionamiento del entorno para darle el aspecto que hoy en día conocemos.

Observaciones Personales

La torre de Hércules hoy en día es el símbolo de la ciudad de La Coruña y  en el año 2009  recibió el prestigio de entrar en la lista de monumentos Patrimonio de la Humanidad. La visita merece seguramente la pena. Para llegar a la zona más alta la torre hay que subir un total de 242 escalones, pero el esfuerzo merece la pena ya que se divisa una panorámica magnífica de la ciudad y de la costa de La Coruña. Durante la ascensión, paneles informativos muy bien realizados ofrecen noticias sobre la investigaciones y la historia del sitio. Si queréis más información sobre el coste del billete o los horarios de visita de la torre podéis consultar la web oficial del faro aquí

Os recomiendo que si decidís realizar vuestra visita en invierno contéis con ropa de abrigo. Yo hice la mía en Diciembre y puedo asegurar que es una de las visitas más frías que he realizado.

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    A %d blogueros les gusta esto: