Arqueología Extremadura Historia

Augusta Emerita, la ciudad imperial: Urbanismo

Augusta Emerita Urbanismo

El puente romano de Mérida es sin duda uno de los símbolos de la ciudad. Está construido íntegramente de hormigón forrado de sillares de granito y se compone de sesenta arcos de medio punto. Tiene casi ochocientos metros de largo y doce metros de alto en los puntos más elevados. El puente forma parte del Conjunto Arqueológico de Mérida, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1993 por la Unesco

Urbanismo y obras públicas de la ciudad

Comúnmente se acepta la teoría de que el puente sobre el río Guadiana se debe considerar como el auténtico genitor urbis. Trabajos arqueológicos de finales de los años noventa señalaban una orientación distinta del puente con respecto a la puerta de la ciudad, al decumanus maximus y a su cloaca.

Excavaciones arqueológicas realizadas en la puerta cercana al puente, documentaron la existencia de una vía anterior a la ya conocida. Estos hallazgos dieron pie a la teoría de la existencia de otro puente probablemente de madera, en uso durante las varias fases constructivas del puente sobre el Guadiana. La construcción del puente en hormigón y su prolongación en el trazado urbano de oeste a este, como decumanus maximus, condicionó la evolución de la estructura urbana y de su extenso territorio.

Sobre el primitivo recinto de Augusta Emerita actualmente se barajan dos teorías. La primera es que el recinto fundacional era de pequeñas dimensiones, 400 por 700 metros, ampliado con posterioridad en el bajo imperio. La segunda teoría contempla una Mérida con un recinto monumental ex novo desde un principio, con espacios vacíos que se irían llenando con el paso del tiempo según las necesidades.

Augusta Emerita Urbanismo

Uno de los elementos que mejor definen la topografía de la ciudad es la muralla perimetral, que divide el espacio urbano del rural. El recinto de forma aproximadamente trapezoidal contaría con cuatro puertas monumentales, situadas en los extremos de las calles más importantes: decumanus y kardo maximus.

El espacio urbano intramuros se estructuraba a través de una red viaria ortogonal a partir de sus dos calles principales y sus paralelas, que formaban áreas de regulares dimensiones ocupadas por viviendas, mientras que los espacios adosados a la muralla se adaptaban al trazado de la misma.

A cada lado de la calle, se disponían los pórticos con acerados de una anchura de 2 o 3 metros para uso peatonal y otros elementos necesarios para regular la circulación: esquineras quitagolpes, cajas de registros, limitadores de velocidad o topes… etc.

A partir de mediados del siglo II d. C., el espacio de los pórticos se irá adaptando para la instalación de tabernae o ampliación de las domus. Este proceso de privatización lleva a ocupar parte de las vías para la construcción de estructuras de carácter privado en el siglo IV d. C.

El Área Arqueológica de Morería ofrece una visión general de las características del viario urbano: todas las calles terrenas presentan una anchura de 5 o 6 metros que, posteriormente, se pavimentan con lajas de diorita bicromas hasta que en época bajo imperial se cubren con tierra batida.

Augusta Emerita Urbanismo
Augusta Emerita Urbanismo

Para Saber Más:

V.A. Hispania. El legado de Roma (1999) ed. Museo Nacional de Arte romano de Mérida

Pedro Mateos Cruz. Actas Congreso Internacional 1910-2010 : El Yacimiento Emeritense / coord. por José María Alvarez Martínez, Pedro Mateos Cruz, 2011, págs. 127-144

Andrea Vincenti. Building an imperial city in Spain – Augusta Emerita. Ancient History Magazine 2019, N.21 pags. 32-37.

Créditos Fotográficos:

Fotos de propiedad ©archeoadrea.com, se permite el uso del material citando al autor: Andrea Vincenti y/o el blog archeoandrea.com

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    A %d blogueros les gusta esto: